Fonendos y Mazmorras

Donde la palabra es el viaje y el destino un misterio

Remontando la Sanidad

Posted by iggarate en 1 diciembre, 2010

Señores políticos,

desde la humildad de mi posición, me atrevo, quizás sobrepasando mis límites, a hacerles la siguiente proposición.

Se ha dicho en numerosas ocasiones que el SNS es “agujero por el que se cuela el dinero”. Es cierto que, tal y como está la situación ahora, el SNS sufre un déficit que en un pocos años, si no se remedia, será insostenible.  Por eso mismo, creo que es hora de buscar una solución a este problema, una que, aunque quizás no guste a todos, es la forma de mantener activo nuestro estupendo sistema de salud.

Mi propuesta consiste en el siguiente. Por cada paciente al que un médico cure, dicho paciente deberá, cada cierto tiempo, pagar un cierto dinero al médico. El tiempo y la tasa, lo dejo ya a su elección, ya que yo no entiendo de asuntos económicos y creo que en su labor lo harán mucho mejor que yo, llegando al mejor acuerdo posible.

La base sobre la que asiento esto es, sobre todo, el hecho de que un acto puntual del trabajador, véase el médico, ofrece al cliente, véase el paciente, un servicio de larga duración (el resto de su vida), por lo que el cliente y todos los que le rodean disfrutarán de los resultados de tal servicio durante largo tiempo.

Además, curar a un paciente de una enfermedad, hace muy improbable que el médico pueda volver a llevar a cabo el mismo trabajo, trabajo que le ha llevado tiempo y esfuerzo. No veo justo que ante un trabajo así, se cobre una sola vez. Debería cobrarse por cada vez que pueda hacerse uso y disfrute de ese servicio, en este caso la salud de cada uno. Hagan ustedes mismos las cuentas, y verán que un abono cada cierto tiempo es algo bastante económico al compararse con el servicio ofertado.

De esta manera, el sector de la salud pública saldría de nuevo a flote, y dejaría de estar en la situación precaria en la que ahora se encuentra, pudiendo así seguir ofreciendo el enorme, y creo que imprescindible, servicio que ahora mismo oferta a la comunidad.

¿No creen ustedes que tenga razón? ¿De verdad? Pues yo tampoco veo normal tener que pagar por cada vez que suena una canción o se representa una obra de teatro, y bien que gracias a ustedes se están lucrando continuamente una panda de vagos por trabajar una vez al año, y eso cuando lo hacen. Manda huevos que ante la crisis se siga beneficiando a los que menos aportan a esta sociedad y que los trabajadores de la calle, los que levantan los servicios básicos de este país, las pasen putas para llegar a fin de mes. Y ni siquiera música pueden poner para amenizar sus penas, no sea que llegue un tío de traje a decirles que le den lo que no tienen ni para ellos mismos.

Así va este país, con crápulas lucrándose a costa de los que menos tienen. La próxima vez que el autobús esté en huelga, que se ponga enfermo, que la basura en su calle desprenda olor de 4 días… ¿Por qué no llaman a todos esos apoderados y les piden que les solucionen el problema? Porque, después de todo, ellos son los que cobran el sueldo de todos los demás…

 

Esperando que atiendan a mi proposición, me despido atentamente. Mi más cordial saludo,

Uno que pasaba por aquí

Posted in Medicina | Etiquetado: , , , | Leave a Comment »

Cambiar tu grupo sanguíneo es posible

Posted by iggarate en 25 noviembre, 2010

Ciertas enfermedades (como leucemias, linfomas…) están causadas por un problema en las células sanguíneas. Estas células (al igual que las del resto de nuestro organismo) están en constante reposición, muriendo unas y formándose otras nuevas. Su origen son las llamadas células sanguíneas totipotenciales, o stem cells. Cuando estas células sufren algún tipo de daño o mutación, las células formadas a partir de ellas son células alteradas, dando lugar a diversas patologías.

Entre los diversos tratamientos para estas enfermedades, y en muchos casos el único con potencial curativa, es el transplante de progenitores hematopoyéticos o TPH (que cuando tenga tiempo prometo explicar en otra entrada con más detenimiento).

Para poder llevar a cabo este transplante, de momento solo os cuento que es necesario suprimir por completo el sistema inmune del receptor del transplante, para que no se produzca un rechazo de estas nuevas células (ni se produzca una recidiva de la enfermedad). Si alguno habéis leído algo sobre transplantes, o visto cualquier película o serie o a House, sabréis que en los transplantes hay algo que tiene que ser compatible entre donante y receptor. Bien, pues ese algo consiste en una serie de características genéticas, conocidas como “HLA, que son unos marcadores expresados en las células de nuestro organismo y a través de las cuales actúa nuestro sistema inmune. A mayor parecido, mejores resultados en el transplante.

Y ¿qué tiene esto que ver con cambiar el grupo sanguíneo? Os lo explico. El grupo sanguíneo, a diferencia de lo que ocurre en las transfusiones, NO es necesario que sea el mismo el los TPH. Y no es necesario, porque al dar la quimioterapia que va a deprimir el sistema inmune del receptor, este sistema va a quedar “abolido” y no solo no va a suponer un freno a las nuevas células, si no que el grupo sanguíneo del paciente pasará a ser el grupo sanguíneo del receptor.

Así que ya sabéis, ahora cada día al salir de casa, que os combinen el cinturón, los zapatos, la corbata o el pañuelo y el grupo sanguíneo. Todo el mundo sabe que el grupo A con un cinturón de hebilla gruesa queda horrible; mucho mejor con un AB Rh (-), donde va a parar…


Ya se que no es mucha la información, pero de momento no tengo tiempo para más. El MIR es un amante caprichoso. Si os interesa y queréis saber más, prometo ampliar la información en cuanto pueda (que será por Navidad o por febrero). Y si os aburrís de esperar y encontráis algo más, será bienvenida la información.

Posted in Medicina | Etiquetado: , , , , | 3 Comments »

Reflexiones desde el cuarto de baño (vol. II)

Posted by iggarate en 15 octubre, 2010

He aquí la segunda reflexión de estas tan peculiares. El otro día me acorde de este poema de Antonio Machado, y seguidamente mi pensamiento siguió a su bola, como suele hacer. Como anecdotilla que sepáis que esta además sí que viene del cuarto de baño… estaba en la ducha. Ya sabéis, unos cantan, otros se masturban… yo ADEMÁS pienso en poemas.

 

 

 

 

Posted in Reflexiones desde el cuarto de baño | Etiquetado: , , | Leave a Comment »

Alteración del ritmo circadiano y riesgo de cáncer

Posted by iggarate en 14 octubre, 2010

Nadie puede poner en duda todo lo que la sociedad ha avanzado tecnológicamente hablando. Hemos llegado a un punto en el que la oscuridad total es un recuerdo de nuestros padres y abuelos. Las ciudades viven 24 horas al día, 7 días a la semana, 52 semanas al año, en fiestas, trabajos nocturnos… Todo ello acompañado de luz. Y eso, guste o no, trae consigo consecuencias, en ocasiones nada deseables, para la salud.

Nuestro organismo sigue un ritmo interno de 25 horas, ritmo necesario para la secreción de hormonas y funcionamiento de diversos sistemas internos. Al interactuar con los ritmos de luz y oscuridad, nuestro organismo se acopla al día de 24 horas, amoldando sus variaciones a estas alteraciones lumínicos, lo que da lugar al ritmo circadiano.

La luz entra en nuestro organismo a través de los ojos (¡no jodas! ¿en serio?), y a través de las vías sensitivas, llega hasta una zona de nuestra cerebro llamado Núcleo Supraquiasmático (NSQ) (esto ya es más raro, ¿eh?), que se encuentra en el hipotálamo y que entre otras cosas regula el hambre, la temperatura, el sueño… De ahí, la señalcontinúa hacia la glándula pineal, lugar en el que se sintetiza una hormona llamada melatonina. Aunque sería más correcto decir que es ahí donde se inhibe… a ver si me explico.

Cuando la luz incide sobre nuestra retina, esta manda una señal al hipotálamo, esta a su vez a la glándula pineal  y ello da lugar a que la producción de melatonina cese, es decir, la luz inhibe la producción de melatonina. Por la noche, en cambio, al no existir ese estímulo lumínico, la señal no tiene lugar y la hormona es libre de producirse y secretarse en el organismo.

Entre las funciones de la melatonina se pueden destacar:

1. Es un modulador del sistema inmune, favoreciendo su activación y regulación.

2. Se ha relacionado con la reproducción en mamíferos, guardando relación con los períodos estacionales.

3. Cumple distintas funciones de protección celular.

4. Y en la que más nos vamos a extender en esta entrada, la función de protección tumoral.

En primer lugar, la melatonina tiene una función de protección del ADN, protegiéndolo y reparando sus alteraciones, que es la causa de la generación de los tumores: cambios en el ADN que llevan a mutaciones de genes y que provocan alteraciones celulares, pasando de ser normales a  ser células tumorales.

Por otro lado, tiene la propiedad de inhibir la actividad telomerasa. ¿Y esto de la telomerasa que es? Los cromosomas tienen en sus extremos una región de ADN no codificante  (ADN que después no da lugar a proteínas) llamados telómeros. Su función es la de dar estabilidad a la estructura de los cromosomas. Con cada duplicación celular, estos telómeros se acortan, dotando a la célula de la capacidad de envejecer, pudiendo duplicarse un número limitado de veces. La actividad telomerasa provoca que estos acortamientos del ADN no tengan lugar, mediante el alargamiento de los telómeros en cada división celular. Esta característica es la que da lugar a la longevidad en las células cancerosas, que son capaces de multiplicarse indefinidamente, provocando un crecimiento incontrolado e ilimitado de células tumorales.

Otra de sus funciones relacionadas con el crecimiento tumoral, es la inhibición de captación de ácido linoleico en las células. Su importancia radica en que algunas células tumorales utilizan este ácido como sustento, aumentando su metabolismo y favoreciendo su crecimiento.

Por último, aunque, como diría aquel, no menos importante, algunos tumores, como los de mama, en algunos casos, tienen una sensibilidad especial por los estrógenos, cuya producción les ayuda a crecer. La melatonina regularía la expresión de los receptores de estrógenos, impidiendo que favoreciesen el crecimiento tumoral.

Teniendo en cuenta estas características de la melatonina, se postuló la posibilidad de su interferencia con algunos tipos de tumores, sobre todo los de mama y endometrio. Los resultados, los siguientes:

–  En primer lugar, eran necesario los estudios que demostrasen que la melatonina disminuía con la incidencia de luz en horas nocturnas, y que no se debiese solo a un ritmo pulsátil que nada tuviese que ver con noche y día.

–  En segundo lugar, se estudió la incidencia de tumores en personal de trabajos en horario nocturno. He aquí los resultados.

En un estudio llevado a cabo con la, ya famosa, cohorte de la enfermeras (famosa para los que gusten de leer artículos científicos), se encontró que las enfermeras que realizaban su labor en horario nocturno tenían un riesgo relativo (RR) de 1.40 (IC al 95% 1.19-1.65) frente a trabajadoras de horario diurno de contraer cáncer de mama. Es decir, que el riesgo de cáncer de mama era 1.4 veces mayor en enfermeras que trabajan por la noche frente a las que lo hacían de día.

Otros dos estudios encontraron que (con 20 años o más trabajados uno de ellos, y 30 años o más el otro), el RR era de 1.79 (IC al 95% 1.06-3.01), y de 1.36 (IC al 95% 1.04-1.78), respectivamente, de padecerlo. Para los que pasen de tanto número, quiere decir que después de haber trabajado 20 años, el riesgo era de 1.79 veces más, y después de 30 años 1.36 veces más. Ojo aquí, no vayamos a pensar que puestos en faena, a más años trabajados mejor porque el riesgo es menor. Hay que tener en cuenta que existen otros factores de riesgo, que los investigadores tuvieron en cuenta al hacer el estudio. Pero claramente si llevas 30 años trabajados es porque tienes ya cierta edad y eso también es un factor de riesgo independiente, además de traer consigo cambios en el funcionamiento del organismo que también hay que tener en cuenta.

En resumen, existe un incremento en el riesgo de padecer cáncer de mama en trabajadoras de horario nocturno que llevan en su puesto períodos largos, y siendo este riesgo especialmente notable en mujeres postmenopáusicas.

Por otro lado, se estudió la relación entre esta supresión de melatonina por incidencia de luz en horas nocturnas y el riesgo de cáncer de endometrio. En este caso, uno de los principales factores de riesgo del cáncer de endometrio es el índice de masa corporal (IMC, que se obtiene a través de la fórmula peso (kg) / altura2 (m)), por lo que el estudió estratifica por este factor, es decir, que separa a las mujeres grupos para realizar análisis separados.

En este caso se separaron las mujeres estudiadas en dos grupos, poniendo el punto de corte en un IMC <30, frente a un IMC ≥30. Los resultados fueron de un RR de 1.07 (IC al 95% 0.60-1.92) cuando IMC<30 y 2.09 (IC al 95% 1.24-3.52) cuando IMC ≥30, siendo el tiempo de exposición de 20 años o más en ambos grupos.  Además se observó que el RR en uno y otro grupo aumentaba según los años de exposición. O lo que es lo mismo, con un IMC<30 y 20 años de trabajo nocturno, el riesgo se incrementaba en 1.07 veces frente a las que trabajaban de día, lo que se convertía en 2.09 si el IMC era mayor o igual a 30.

Resumiendo como hemos hecho antes, vendría a decir que la incidencia de luz en horas nocturnas aumenta el riesgo de padecer cáncer de endometrio en mujeres con un largo tiempo de exposición y con un IMC ≥30.

Puestos a extraer una conclusión global, podríamos decir que la incidencia de luz en horas nocturnas aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama y endometrio. Pero eso no quiere decir que los hombres podamos irnos de rositas, porque entre otros cánceres en estudio, se encuentra nuestro amado y querido cáncer de próstata, y por lo que parece tiene bastante boletos para que en la rifa le toque también premio gordo.

Por último, solo un par de puntualizaciones. No podemos confundir el estar expuestos a la luz en horas nocturnas, con el no dormir. Si alguien que padece insomnio no está expuesto a la luz en esas horas, el riesgo de cáncer no aumenta. Y por otro lado, como he comentado anteriormente, la exposición de riesgo tiene lugar a largo plazo, por lo que una noche de fiesta no va a provocar que se desarrolle un tumor. Así que, la próxima vez que os vayáis a tomar unas cañas con los amigos y os acordéis de esto, lo que tenéis que hacer es recomendar a todos fervientemente que visiten el blog y seguir disfrutando de la fiesta.

BIBLIOGRAFÍA

(Dedicado a I.G., que se subió conmigo a un atril delante de no pocas personas y que aporto todo lo que pudo a este trabajo, que  fue mucho mucho. Gracias)

Posted in Medicina | Etiquetado: , , , , , | Leave a Comment »

Crónica de una… ¿huelga? O así la llaman.

Posted by iggarate en 30 septiembre, 2010

(Un amigo me manda este correo desde Madrid, para contarme como se vio la huelga desde la capital. Me ha parecido bastante bueno, así que, tras pedirle permiso, aquí va)

Dan las 18 y me voy a dar un paseo. El barrio en el que vivo (Arguelles), probablemente sea uno de los más tranquilos de Madrid. Casi todos los locales están abiertos. Cines, bares, tiendas de ropa, tiendas de discos… sólo unos pocos tienen las persianas bajadas. Me doy un garbeo por la sede del PSOE. Ni siquiera han redoblado la vigilancia… Parece que no va a ser para tanto.

Bajo por Plaza España, donde hay unos puestecitos de ropa y ñoñerías que prometen quedarse un par de semanas y está todo abierto. Continúo por Bailén, paso por el Senado y el Palacio Real. Todo tan turístico y monísimo como siempre, con los nacionales a caballo por el parque (es muy pintoresco).
Todo tranquilo. No se nota ni el viento. Sigo hasta la Calle Mayor y subo hacia la Plaza Mayor. Tres cuartos de lo mismos.

Sigo por la Calle Mayor hacia Sol y… ¡sorpresa! Sol (uno de los epicentros de todas las movidas de Madrid) está abarrotado por furgonetas de prensa y también hay cuatro jubilados con gorras de CCOO. Por ahora poca cosa, más ruido que nada. Decido seguir por la Carrera de San Jerónimo hasta la Plaza Cánovas (alias Plaza Neptino) y visitar el Ministerio de Sanidad (cuando no sé a donde ir, me doy una vuelta por el Ministerio… está en una zona preciosa, delante de El Prado).

A medida que avanzo por la Carrera de San Jerónimo veo cada vez más comercios cerrados. Esto sí que parece un día de huelga. Husmeo en uno de los Museos del Jamón (si algún día venís por Madrid os deleitaré con sus bajos precios y sus excelentes productos) todo un símbolo de la ciudad y me lo encuentro con las luces apagadas, la puerta abierta y las persianas medio bajadas… esquiroles… jejeje. Sigo y cada vez hay más comercios cerrados.
Paso por delante del Congreso de los Diputados que tiene la puerta cerrada de par en par, y en la explanada hay algunas señorías jugando a la política.

Neptuno está abarrotado. Bajo despacio por el Paseo del Prado hacia Atocha y está lleno de gente. Wow. El cruce de El Paseo del Prado con Atocha está completamente tomado… Y me dirijo hacia el ministerio y entonces me doy cuenta de una cosa curiosa… El Ministerio de Sanidad comparte manzana con la sede central de CCOO… jejeje. Que pringuis. Obviamente está todo empapelado y cerrado a cal y canto. Parece que hoy nadie se inscribirá en el MIR (por lo menos en ese edificio).

Sigo subiendo hasta Cibeles y está TODO lleno de gente… y entonces me pregunto… ¿por qué siempre la toman con Cibeles? y mientras vuelvo por la Gran Vía hacia casa me doy cuenta.
Si tomas Ciebeles cortas el tráfico de Gran Vía, de la Calle Alcalá, del Paseo del Prado y del Paseo de Recoletos. Osea que jodes todo el centro-este de Madrid. En fin.

Subo por la Gran Vía y hay muchísimas tiendas cerradas. Me asomo por Calle de Fuencarral (un afluente comercial) y parece que está todo normal. Sigo hacia Plaza de España y me encuentro con un grupo de mujeres que cortan la carretera salgando, cantando y bailando. Amas de casa, trabajadoras del sexo, becarias… un maremágnum de cabreo estrogénico rodeado de Nacionales. Nadie pasa por Gran Vía. Me hace gracia verlas tan contentas y coloridas delante de esos maromos vestidos de azul marino…

Y vuelvo a casa.

Conclusión: arterias principales bien cubiertas. Alrededores, ni puto caso. Como siempre se busca más la foto de la masificación que cualquier otra cosa, pero no es de extrañar con los antecedentes; los sindicatos nacionalistas ya hicieron la huelga por su cuenta, y el sindicato de transportes está aprovechando para vengarse (puesto que llegaron a pactos “injustos” cuando la huelga de metro colapsó Madrid)… No hay duda de que la palabra “fratricida” es española.

P.L.

Posted in Opinión | Etiquetado: , , | 2 Comments »

Compartir no siempre es bueno

Posted by iggarate en 25 septiembre, 2010

Si hablamos de recetas, lo primero que hay que hacer es separarlas en dos tipos distintos: las que se pueden compartir y las que no. Las primeras son las que viste la semana pasada en el programa del Arguiñano y que probaste el domingocon un resultado pasable-alto (no entiendes por qué si has hecho todo igual que el amigo Argui). De las segundas… estas son más complicadas. Son esas recetas de la abuela, que no pueden salir de tu cocina porque entonces ya no serían tan exclusivas. Esas que llevan generaciones en la familia y que te hacen quedar bien cuando invitas a los amigos. Pero hay también otras que, aunque pertenecientes al segundo grupo, alegremente las incluimos en el primero: muchas son también de la abuela, sí, pero a ella se las ha dado el médico.

Que levante la mano todo aquel al que algún amigo/familiar/conocido le haya dicho alguna vez esa famosa frase: “pues para eso a mí el médico me dio …… y me fue genial. Prueba, ya verás”. Cada vez que alguien dice esa frase, Dios mata un gatito. El problema es que cuando se dicen muchas veces, a la larga, los que acaban estando en peligro, son los pacientes.

Pongamos un ejemplo. Imaginemos una mujer mayor, 65-70 años, con un problema cardiaco, a la que se le hinchan las piernas (edema por retención de líquidos). Va al médico, y este le receta un diurético, por ejemplo Hidroclorotiazida (para que todos nos entendamos, un diurético es un fármaco pa´mear). Seguramente, a esta buena señora el diurético le siente de maravilla y esas piernas se hinchen menos. Ahora bien, el problema llega cuando a su marido o a alguna de sus amigas, también se le hinchan las piernas. Entonces echémonos a temblar porque la señora, con toda su buena voluntad, le cuenta lo maravillosa que es la pastillita que le ha dado su médico y lo bien que tiene ahora las piernas. Y en claro refuerzo de su aseveración, se sube la falda y enseña unas piernas que podrán tener de todo, pero de hinchadas nada.

El nuevo “paciente” tiene dos opciones. Acudir a su médico y comentárselo, a ver qué opina (opción correcta), o hacer caso del consejo de la amiga (opción INcorrecta). Desgraciadamente, la farmacia queda más cerca que el centro de salud. Así que la señora o señor, se toma la pastillita de las piernas, y espera con ilusión que se le baje la hinchazón. Pero resulta que lo que esta persona tenía no era un problema del corazón, como su amiga, si no un problema del riñón. Pues ya la hemos liado, porque la misma pastillita que a la otra mujer le ha solucionado el problema, a esta persona puede terminar de estropearle el riñón y causarle una intoxicación. Y cuando vaya al hospital, a ver quién es el guapo que sabe a qué se debe, porque esa pastillita no estaba en su historia clínica, porque el médico no se la recetó.

Pero, y siendo exageradamente positivos, lo “bueno” del caso anterior, o lo menos malo más exactamente, es que solo afecta a una persona, que es la que se ha tomado la pastillita. El caso más grave, a largo plazo, es el de la recomendación de antibioterapia. Los antibióticos NO  se comparten, nunca, caca.

Un antibiótico es un fármaco que sirve para luchar contra las infecciones por bacterias (para hongos antifúngicos, y para algunos virus antirretrovirales). Y cada bacteria tiene su antibiótico, que acaba con ella para que deje de dar por saco en nuestro organismo. Puede que a alguno de vosotros os haya pasado, ir al médico “por el mismo dolor de garganta de la última vez”, y que la primera os diesen un antibiótico y la segunda otro distinto, o incluso que en algún caso no os diesen nada más que ibuprofeno. Eso se debe a que distintos microorganismos pueden causar enfermedades con síntomas similares, pero que en su tratamiento no se parecen en nada. Eso es algo que los médicos tienen muy presente, pero los pacientes no.

Cuando ocurre lo mismo que en el caso anterior, recomendación amiguítica del antibiótico, lo suyo sería que el problema acabase en la farmacia, porque los antibióticos necesitan receta médica para su compra. Al menos en teoría, ya que en algunas farmacias se saltan esto a la torera (yo personalmente les cerraba el negocio, por listos).

La persona que toma un antibiótico que no le ha recetado el médico, se expone a:

1. NO curarse de su enfermedad, porque al “bichito” no le hace nada el medicamento. Vamos, que le echas sal a la tortilla porque se te ha quemado. Ningún sentido.

2. Cuando, después de dos semanas de antibiótico sin curarse por fin va al médico, el microorganismo, que resulta que sí se moría con ese antibiótico, no solo no se ha muerto, sino que encima es resistente porque la dosis de antibiótico no era la adecuada. Y hay que empezar a utilizar otros fármacos menos efectivos para poder eliminarlo.

3. Se toma el antibiótico y, como era un virus que se iba a pasar en unos días sin tomar nada, se cura. Pero ese antibiótico ha ido matando otras bacterias propias de su organismo. Todas menos una, la resistente. Esa crece y se multiplica, porque ahora tiene todo el pastel para ella sola. Y entonces se desarrolla otra enfermedad. Una que, además, es resistente al tratamiento, igual que en el caso anterior.

Estos organismos resistentes, además de ser, hablando mal y pronto, una putada para quien los tiene, son un problema para el resto de la población. Porque lo que a los microorganismos les gusta es viajar y ver mundo, expandirse y conocer los interiores de otras personas. Que les gusta infectar vaya. Y ese organismo resistente irá infectando a gente. En ese momento tendremos ese microorganismo en unas personas y otro de la misma familia en otras. Pero no olvidemos que uno es resistente. Así que el que no lo es, cuando le den el tratamiento se morirá, y dejará de multiplicarse. Pero el otro no se morirá tan fácilmente y se irá multiplicando. Esto lleva a que, al final, el microorganismo resistente desplace al que no lo es y ocupe su lugar, lo que se traduce en: la misma enfermedad que antes (ni tan mal), pero ahora el tratamiento que antes la curaba ya no es efectivo (vaya, esto suena más a cagada y de las gordas). Y cuando el tratamiento de una enfermedad no es efectivo, uno de los posibles resultados es la muerte. Y como que a nadie le apetece.

Por eso, desde aquí os invito a ser educados y sinceros con quien, desde su buena voluntad pero del todo equivocados, os recomiende tomar alguna pastillita. Cuando os digan:

–  “Pues a mí el médico me dio…”

Podeis contestarles, cual Clark Gable:

–  “Francamente, querida, me importa un bledo.”

Pero como no todo es prohibir, os dejo aquí los dos únicos fármacos que sí os dejo recomendar a todos vuestros conocidos. De hecho, os invito a que lo hagáis, sobre todo en estos tiempos que corren:

Y recordad siempre que:

(De nuevo son recomendaciones generales, así que no hay bibliografía)

Posted in Medicina | Etiquetado: , , , , , , , , | 8 Comments »

Musa Oscura

Posted by iggarate en 16 septiembre, 2010

(Llevo demasiado tiempo sin actualizar, pero desgraciadamente no es que ande sobrado de tiempo últimamente. De momento os dejo este texto, algo que escribí hace algún tiempo y que le tengo un especial cariño. Espero que os guste)

La noche llama a filas a sus aliados. Más tarde o más temprano, aquellos por cuyas venas corre la sombra nocturna se ven atraídos por los misterios que la forman. Sus secretos, sus placeres, se ven incrementados con cada nuevo aliado. La llamada de la noche es, sin duda, la más seductora de todas…

Su piel brillaba bajo la luz de una pálida luna. Sus instintos la dominaban, hacían de ella una criatura nocturna, un ser de la noche envuelto en sombras, como un cachorro en brazos de su madre. Como cada noche, salía de caza. ¿A cazar qué? No lo sabía. Sus presas solían eludir su recuerdo como una amante despechada elude el contacto amoroso de otro cuerpo, buscando solo la verdadera naturaleza de la pasión.

Sus ropas negras envolvían sus curvas, escondiendo a los sentidos los sentimientos de pecado que evocaban. Las sombras difuminaban su figura, dejando en la retina de furtivos ojos el vago recuerdo de una silueta. Pasaba por tu lado como la niebla. Podías sentir como te rodeaba, podías notar como hacía de tus sentidos algo inútil fuera de sus límites. Podías saborear como su frío recorría  tu espina dorsal, haciéndose cálido sentimiento al llegar al alma. Allí, como tizona ardiente, como hierro candente al rojo vivo, dejaba impresa su marca.  Una marca extraña, irreconocible, pero a la que ni siquiera el tiempo eliminaría jamás. Ella había cruzado, tú no la habías visto, ella solo había pasado indiferente junto a ti. Pero su recuerdo, un recuerdo que jamás podrías comprender, había quedado grabado en tu memoria, por siempre…

Pasos ágiles y majestuosos la llevaban a su destino. Las sombras parecían posarse allí donde ella iba a pisar, cual alfombra persa para los pies de una princesa. Su reino, la noche; sus súbditos, las sombras; su corona, las hebras de plata que la luna trenzaba en su oscuro cabello. Solo ella y el silencio de sus pasos; baile al son de una música muda, música de luz de estrellas para oídos inmortales.

Al fin halló a su presa. Vagaba, perdido, por las calles que se le hacían desconocidas en ausencia de luz. Su nombre, un misterio. Su vida, un enigma. Su naturaleza, algo que no le interesaba. Como cada noche, su sed le había llevado ante un desconocido, ante una de las presas que le gustaba cazar. No sabía como los encontraba, desconocía la procedencia de su instinto, tan solo obedecía un mandato de su alma, una orden de su propio corazón.

Con paso firme, sus caminos se cruzaron. Con una seguridad fruto de la experiencia, dejó que aquel alma saboreara un indicio de la suya. Lo suficiente para que la curiosidad y el deseo hicieran el resto. Sus ojos se clavaron en los de él, su sonrisa perfiló su rostro, inundando los sentimientos de aquel que fuera su víctima. Su encanto fluyó en el espacio que los separaba, como una serpiente, venenosa, pero al mismo tiempo de irresistible contoneo.

Sus manos ni siquiera le rozaron. Su voz, que no emitió sonido alguno, se clavó en su corazón con punta de acero y fuego. Su ira aplacó la duda, su dolor desterró la tristeza, su deseo encendió la llama. Sus ojos se cruzaron… y aquel fue el fin. La sonrisa siguió su camino; la cadera del pecado se alejó con su bamboleo; la risa se perdió en la noche oscura, dejando un eco de extrañas promesas. La niebla envolvió un rostro que la oscuridad engulló.

Nada quedó de ella salvo su recuerdo, nada salvo la imagen de su oscura silueta contra el cristal de la noche. Nada salvo el sonido de su risa y un extraño aroma a rosas de papel. La víctima estaba escogida, la caza estaba hecha. Su recuerdo se evaporaría con la primera luz del alba.  Pero ella sabría que había cazado. Y él no sabría volver a encontrar la paz. Tarde o temprano, aquellos por cuyas venas corre la sombra nocturna se ven atraídos por los misterios que la forman. Misterios con aroma del más sabroso de los pecados… misterios con formas de cuerpo de mujer…

Posted in Miscelánea | Etiquetado: , , , , | Leave a Comment »

Villanos y heroínas

Posted by iggarate en 7 septiembre, 2010

Ayer, como cada mañana, saqué un ratito entre tema y tema (de ginecología en esta ocasión) para echarle un ojo a los periódicos, vía “internete”. He de reconocer que el primero que leo es el más local de todos, “El Correo”, más concretamente la edición de Álava. Barriendo pa´casa, que nadie lo dude.

Lo que captó mi atención fueron dos noticias, separadas entre sí por otras tantas, pero estrechamente relacionadas. Ambas versaban sobre la violencia de genero, un tema que siempre está candente, de esos que no pasan de moda.

Una de las noticias decía que habían detenido a un hombre por golpear a su ex-pareja en la calle.Un testigo que lo vio, por eso era testigo, salió en defensa de la agredida y cuando llegó la policía se llevaron al mierda de pseudo-individuo ese al agresor detenido, por cobarde hijo de puta pasarse de la raya.

La otra noticia, era igual pero distinta. Era una vez que se era, una mujer que discutía con su pareja y le agredió en plena calle. Pasaban por allí dos agentes cuando, viendo lo que ocurría, decidieron acercarse.

– Buenos días señora – dijo el policía – ¿ocurre algo?

A lo que la señora, en lugar de responder, graznó. Y debió de seguir graznando un buen rato, cada vez más nerviosa y cada vez más alterada. Los hombres de la ley, al ver como la cosa empeoraba, pidieron a la señora que se calmase. Y lo hizo, seguro que lo hizo, en comisaria después de que se la llevasen detenida por agredir a uno de los agentes. Repito, por agredir a uno de los agentes, que no por agredir a su pareja, que entonces solo se le pedía que se calmase.

Aquí y aquí, os dejo el enlace de ambas noticias. Si alguien aún no ha visto la diferencia, que relea con calma los motivos de las detenciones. Y que nadie piense que me hace gracia este tema, nada más lejos de la realidad. Me parece un tema muy importante contra el que hay que luchar cada día y cueste lo que cueste. Lo que sí me resulta gracioso son las dos caras de la moneda:

Hombre que golpea a su pareja: menudo cabrón, porque vaya hijo de puta, a el sí que le tenían que dar una paliza hasta casi matarlo, a la cárcel, que se pudra, que pague por cada golpe… TODO cierto, con razón y lícito. El hombre que golpea a su mujer es, en mi opinión, un cobarde. De echo, no es ni hombre, es un pedazo de mierda, así de claro.

Mujer que golpea a su pareja: vaya par de ovarios, claro que sí, si es que algo habría hecho el cabrón, que son todos iguales,seguro que se lió con otra y le pillo,que se joda y aprenda… Y aquí está el problema. ¿Ella es una heroína por golpear al opresor? Pobre hombre, seguro que no había hecho nada. Esta es tan maltratadora como el anterior, puede que incluso más. Pero a ojos de la ley, es el sexo débil. Perdonenme señores de la ley pero, débil mis cojones. Tal y como esta el tema, una mujer puede darle dos ostias a un hombre, y a este más le vale no contestar, porque como la otra pegue un gritito y le denuncie, el pobre hombre está jodido.

Seamos justos señoras y señores. La violencia de genero es una vergüenza, nadie debería ser maltratado por nadie, nadie debería vivir con ese miedo constante, con esa infra-vida. Lamentablemente, muchas personas lo hacen. Y aunque estoy seguro que la mayoría son mujeres, tampoco dudo que muchos hombres también vivirán esta situación. El problema es que el hombre que “se deja pegar” es un calzonazos y un pusilánime, y la mujer a la que maltratan una víctima de la violencia de genero. Villanos y heroínas.

Viendo todo esto, llego a una conclusión. Menos mal que Hitler fue hombre. Si no ya le veo, atacando Polonia, y poniendo después carita de pena cuando Reino Unido, Francia, Nueva Zelanda y el resto de la tropa le atacaron. Después de todo, seguro que Polonia se lo merecía, que se había liado con otra. Y los Aliados era todos unos violentos de mierda, machacando a una pobre Alemania indefensa.

Posted in Opinión | Etiquetado: , , | 4 Comments »

“En un agujero en el suelo…”

Posted by iggarate en 30 agosto, 2010

“En un agujero en el suelo, vivía un hobbit. No un agujero húmedo, sucio, repugnante, con restos de gusanos y olor a fango, ni tampoco un agujero seco, desnudo y arenoso, sin nada en que sentarse o que comer: era un agujero-hobbit, y eso significa comodidad…”

(El Hobbit)

Esta, y ninguna otra, fue la frase que había escrita en el reverso del pasaje que me llevó, hace ya muchos años, a un continente nuevo, uno con mucho que descubrir. Recuerdo, y no sin cierta añoranza, las 5 veces que tuve que empezar el libro antes de llegar a pasar de la primera página. Ojalá pudiera volver a hacerlo una vez más y descubrirlo todo desde el principio.

Desde entonces, no he podido dejar de tener en las manos un libro, tuviera el tiempo que tuviese y estuviera donde estuviese, siempre necesitaba llevar conmigo un libro que poder leer, un mundo que poder explorar y unos amigos con los que poder viajar. Aún ahora, rodeado de libros de texto que ocupan la gran mayoría de mi tiempo, saco algún rato esporádico para disfrutar de la lectura.

Y una de las cosas que me hacen disfrutar de los libros es el roce de las páginas en mis dedos, su crujir cuando las paso una a una, el olor que desprenden las amarillentas páginas de un libro leído por 5 o 6ª vez, si no más. Ver los libros apilados en las estanterías, sus formas y colores, la rugosidad de algunas tapas contrastando con el suave roce de otras, mientras los sujeto entre mis manos y disfruto con sus letras.

A veces imagino a quien las escribía, frente a un folio en blanco en una máquina de escribir, una línea parpadeante en la pantalla de un ordenador o, dependiendo de la antigüedad del texto, frente a una pluma goteando tinta encima de un amarillento pergamino. Esta última es, sin duda, mi favorita. Si pudiese llevar el blog al papel, editarlo en cuartillas en lugar de en la fría red, no dudéis ninguno que lo haría. No hay nada comparable a una pluma recorriendo una hoja en blanco, dejando tras de sí unas líneas que, con suerte, alguien más leerá algún día.

Por eso, a pesar de llevar un blog, leer otros tantos en la red y disfrutar de cuantas películas on-line puedo, tengo que confesar aquí y ahora mi aversión hacia la nueva y creciente moda de los lectores de libros electrónicos y todas sus “ventajas”. Más libros en menos espacio, cientos de libros en un solo bolsillo, libros que no envejecen ni se estropean. A cambio, libros fríos, sin vida, todos en la misma página y el mismo formato. Es como contar una historia en el mismo tono, obviando las inflexiones de los momentos de máxima tensión, ignorando los sucesos trágicos y los instantes de reflexión. Los protagonistas de la historia y los lugares que recorren, estarían tapados por un velo imposible de descorrer, ocultos tras una neblina que daría a la escena un tono de irrealidad que no se podría ignorar.

Y ahora, si me disculpáis, tengo algo que hacer. El olor me llega hasta aquí y no puedo ignorarlo. Cada fibra de mi ser tira de mí en una única dirección. Veo desde aquí las páginas amarillentas, desgastadas del uso. El libro parece mirarme, sabiendo que no puedo resistirme a él. Sabe que fue el primero y, quien sabe, quizás algún día sea el último. Por el momento voy a disfrutar de él una vez más, de su tacto, de su olor, de su susurro…Estoy seguro de que hay pasajes que puedo recitar sin mirarlos… ¿cómo era? ¡Ah , sí! Decía algo así…  “En un agujero en el suelo, vivía un hobbit…”. Aunque, en estos momentos, quizás sea más adecuado decir, “En unas páginas de un libro vivía un hobbit. No unas páginas frías, brillantes, electrónicas, con tacto de metal y carente de olor, ni tampoco unas páginas blancas, finas e impolutas, sin nadie que las pase o las lea: eran unas páginas amarillentas, y eso significa inmensidad…”

Posted in Opinión | Etiquetado: , , , , | 4 Comments »

Reflexiones desde el cuarto de baño (vol. I)

Posted by iggarate en 19 agosto, 2010

Queda inaugurada esta sección, en la que pondré esas cosas que de vez en cuando nacen de mis enfermas neuronas y que si llegasen a oídos de algún psiquiatra, seguramente me ingresarían durante un largo tiempo.


Posted in Reflexiones desde el cuarto de baño | Etiquetado: , , | Leave a Comment »