Fonendos y Mazmorras

Donde la palabra es el viaje y el destino un misterio

Posts Tagged ‘cáncer de mama’

Alteración del ritmo circadiano y riesgo de cáncer

Posted by iggarate en 14 octubre, 2010

Nadie puede poner en duda todo lo que la sociedad ha avanzado tecnológicamente hablando. Hemos llegado a un punto en el que la oscuridad total es un recuerdo de nuestros padres y abuelos. Las ciudades viven 24 horas al día, 7 días a la semana, 52 semanas al año, en fiestas, trabajos nocturnos… Todo ello acompañado de luz. Y eso, guste o no, trae consigo consecuencias, en ocasiones nada deseables, para la salud.

Nuestro organismo sigue un ritmo interno de 25 horas, ritmo necesario para la secreción de hormonas y funcionamiento de diversos sistemas internos. Al interactuar con los ritmos de luz y oscuridad, nuestro organismo se acopla al día de 24 horas, amoldando sus variaciones a estas alteraciones lumínicos, lo que da lugar al ritmo circadiano.

La luz entra en nuestro organismo a través de los ojos (¡no jodas! ¿en serio?), y a través de las vías sensitivas, llega hasta una zona de nuestra cerebro llamado Núcleo Supraquiasmático (NSQ) (esto ya es más raro, ¿eh?), que se encuentra en el hipotálamo y que entre otras cosas regula el hambre, la temperatura, el sueño… De ahí, la señalcontinúa hacia la glándula pineal, lugar en el que se sintetiza una hormona llamada melatonina. Aunque sería más correcto decir que es ahí donde se inhibe… a ver si me explico.

Cuando la luz incide sobre nuestra retina, esta manda una señal al hipotálamo, esta a su vez a la glándula pineal  y ello da lugar a que la producción de melatonina cese, es decir, la luz inhibe la producción de melatonina. Por la noche, en cambio, al no existir ese estímulo lumínico, la señal no tiene lugar y la hormona es libre de producirse y secretarse en el organismo.

Entre las funciones de la melatonina se pueden destacar:

1. Es un modulador del sistema inmune, favoreciendo su activación y regulación.

2. Se ha relacionado con la reproducción en mamíferos, guardando relación con los períodos estacionales.

3. Cumple distintas funciones de protección celular.

4. Y en la que más nos vamos a extender en esta entrada, la función de protección tumoral.

En primer lugar, la melatonina tiene una función de protección del ADN, protegiéndolo y reparando sus alteraciones, que es la causa de la generación de los tumores: cambios en el ADN que llevan a mutaciones de genes y que provocan alteraciones celulares, pasando de ser normales a  ser células tumorales.

Por otro lado, tiene la propiedad de inhibir la actividad telomerasa. ¿Y esto de la telomerasa que es? Los cromosomas tienen en sus extremos una región de ADN no codificante  (ADN que después no da lugar a proteínas) llamados telómeros. Su función es la de dar estabilidad a la estructura de los cromosomas. Con cada duplicación celular, estos telómeros se acortan, dotando a la célula de la capacidad de envejecer, pudiendo duplicarse un número limitado de veces. La actividad telomerasa provoca que estos acortamientos del ADN no tengan lugar, mediante el alargamiento de los telómeros en cada división celular. Esta característica es la que da lugar a la longevidad en las células cancerosas, que son capaces de multiplicarse indefinidamente, provocando un crecimiento incontrolado e ilimitado de células tumorales.

Otra de sus funciones relacionadas con el crecimiento tumoral, es la inhibición de captación de ácido linoleico en las células. Su importancia radica en que algunas células tumorales utilizan este ácido como sustento, aumentando su metabolismo y favoreciendo su crecimiento.

Por último, aunque, como diría aquel, no menos importante, algunos tumores, como los de mama, en algunos casos, tienen una sensibilidad especial por los estrógenos, cuya producción les ayuda a crecer. La melatonina regularía la expresión de los receptores de estrógenos, impidiendo que favoreciesen el crecimiento tumoral.

Teniendo en cuenta estas características de la melatonina, se postuló la posibilidad de su interferencia con algunos tipos de tumores, sobre todo los de mama y endometrio. Los resultados, los siguientes:

–  En primer lugar, eran necesario los estudios que demostrasen que la melatonina disminuía con la incidencia de luz en horas nocturnas, y que no se debiese solo a un ritmo pulsátil que nada tuviese que ver con noche y día.

–  En segundo lugar, se estudió la incidencia de tumores en personal de trabajos en horario nocturno. He aquí los resultados.

En un estudio llevado a cabo con la, ya famosa, cohorte de la enfermeras (famosa para los que gusten de leer artículos científicos), se encontró que las enfermeras que realizaban su labor en horario nocturno tenían un riesgo relativo (RR) de 1.40 (IC al 95% 1.19-1.65) frente a trabajadoras de horario diurno de contraer cáncer de mama. Es decir, que el riesgo de cáncer de mama era 1.4 veces mayor en enfermeras que trabajan por la noche frente a las que lo hacían de día.

Otros dos estudios encontraron que (con 20 años o más trabajados uno de ellos, y 30 años o más el otro), el RR era de 1.79 (IC al 95% 1.06-3.01), y de 1.36 (IC al 95% 1.04-1.78), respectivamente, de padecerlo. Para los que pasen de tanto número, quiere decir que después de haber trabajado 20 años, el riesgo era de 1.79 veces más, y después de 30 años 1.36 veces más. Ojo aquí, no vayamos a pensar que puestos en faena, a más años trabajados mejor porque el riesgo es menor. Hay que tener en cuenta que existen otros factores de riesgo, que los investigadores tuvieron en cuenta al hacer el estudio. Pero claramente si llevas 30 años trabajados es porque tienes ya cierta edad y eso también es un factor de riesgo independiente, además de traer consigo cambios en el funcionamiento del organismo que también hay que tener en cuenta.

En resumen, existe un incremento en el riesgo de padecer cáncer de mama en trabajadoras de horario nocturno que llevan en su puesto períodos largos, y siendo este riesgo especialmente notable en mujeres postmenopáusicas.

Por otro lado, se estudió la relación entre esta supresión de melatonina por incidencia de luz en horas nocturnas y el riesgo de cáncer de endometrio. En este caso, uno de los principales factores de riesgo del cáncer de endometrio es el índice de masa corporal (IMC, que se obtiene a través de la fórmula peso (kg) / altura2 (m)), por lo que el estudió estratifica por este factor, es decir, que separa a las mujeres grupos para realizar análisis separados.

En este caso se separaron las mujeres estudiadas en dos grupos, poniendo el punto de corte en un IMC <30, frente a un IMC ≥30. Los resultados fueron de un RR de 1.07 (IC al 95% 0.60-1.92) cuando IMC<30 y 2.09 (IC al 95% 1.24-3.52) cuando IMC ≥30, siendo el tiempo de exposición de 20 años o más en ambos grupos.  Además se observó que el RR en uno y otro grupo aumentaba según los años de exposición. O lo que es lo mismo, con un IMC<30 y 20 años de trabajo nocturno, el riesgo se incrementaba en 1.07 veces frente a las que trabajaban de día, lo que se convertía en 2.09 si el IMC era mayor o igual a 30.

Resumiendo como hemos hecho antes, vendría a decir que la incidencia de luz en horas nocturnas aumenta el riesgo de padecer cáncer de endometrio en mujeres con un largo tiempo de exposición y con un IMC ≥30.

Puestos a extraer una conclusión global, podríamos decir que la incidencia de luz en horas nocturnas aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama y endometrio. Pero eso no quiere decir que los hombres podamos irnos de rositas, porque entre otros cánceres en estudio, se encuentra nuestro amado y querido cáncer de próstata, y por lo que parece tiene bastante boletos para que en la rifa le toque también premio gordo.

Por último, solo un par de puntualizaciones. No podemos confundir el estar expuestos a la luz en horas nocturnas, con el no dormir. Si alguien que padece insomnio no está expuesto a la luz en esas horas, el riesgo de cáncer no aumenta. Y por otro lado, como he comentado anteriormente, la exposición de riesgo tiene lugar a largo plazo, por lo que una noche de fiesta no va a provocar que se desarrolle un tumor. Así que, la próxima vez que os vayáis a tomar unas cañas con los amigos y os acordéis de esto, lo que tenéis que hacer es recomendar a todos fervientemente que visiten el blog y seguir disfrutando de la fiesta.

BIBLIOGRAFÍA

(Dedicado a I.G., que se subió conmigo a un atril delante de no pocas personas y que aporto todo lo que pudo a este trabajo, que  fue mucho mucho. Gracias)

Posted in Medicina | Etiquetado: , , , , , | Leave a Comment »